Es el que debe pagar cada empresa por poner música en los locales donde ejercen su actividad. Estos derechos se deben pagar incluso por poner la radio o CD. Son independientes de la empresa suministradora de la música y no están incluidos en la cuota. Estos derechos actualmente en España se gestionan directamente con la entidad correspondiente según el repertorio utilizado.