Acción de aromatizar un espacio con el fin de conseguir un objetivo concreto: evocar una sensación, crear una experiencia inmersiva o conseguir un ambiente agradable.