Proceso de construcción de imagen de marca a través del olfato. Consiste en mejorar la percepción del cliente y su vínculo con la marca mediante las emociones que despiertan los aromas.