Se refiere a aquellos perfumes cuyas notas proceden de maderas de distintos árboles. Sándalo, cedro o abedul, entre otros, son aromas comunes en esta familia de fragancias. También el vetiver y el pachuli, que aunque no son maderas, tienen aromas amaderados.