Proceso de cambio químico que experimenta un perfume en contacto prolongado con el aire. Provoca que el aroma y el color cambien, desembocando en la caducidad del perfume.