¿Cómo conseguir una impresión duradera de nuestra marca en la mente de los consumidores?

En un entorno tan cambiante como el del retail, nada permanece estático, ni siquiera las expectativas de los clientes. La nueva realidad es que el consumidor ha cambiado sus hábitos y su comportamiento. Ahora, lo que busca es una relación cliente-marca que le acerque a ésta, que estreche sus vínculos con ella gracias a las sensaciones positivas que experimenta en una tienda.

El modelo de tienda tradicional ya es cosa del pasado y las viejas formas de satisfacción necesitan redefinirse, esta vez, pensando en el cliente. “Crear lovemarks consiste en la habilidad de comprender los sueños de los consumidores, saber qué quieren y cuándo lo quieren y crear grandes experiencias que hagan que tu marca sea parte de sus vidas”. Son palabras del prestigioso empresario británico Kevin Roberts. No podemos estar más de acuerdo con él. El cliente anhela, desea, y es muy importante comprender su comportamiento para diseñar experiencias de marca a medida y evitar el desencanto y, en consecuencia, la pérdida de público.

Entonces, la respuesta a la pregunta inicial está en la experiencia de marca, un concepto que ya transciende al propio producto o servicio. Las marcas que logran transformarse en una experiencia y consiguen formar parte de la vida del consumidor, tienen el éxito asegurado.

“Las marcas ya se han dado cuenta de que no basta con ofrecer un simple producto y empiezan a ‘obsesionarse’ con encontrar las mejores fórmulas para impactar mediante acciones originales, que las diferencien y que refuercen de forma notoria sus valores y su identidad de marca”, afirma Susana Marugán, Content & Experience Director de TSLab. Y es que, hoy en día, las marcas tiene que vender emociones, sentimientos capaces de generar todo tipo de estímulos hasta lograr que el consumidor se sienta plenamente involucrado y protagonista de una experiencia inolvidable.

Según el estudio Marcas de experiencia: marcando la diferencia, realizado por Elena Delgado y Estela Fernández (Universidad de Murcia), “las empresas buscan formas alternativas de construir y mantener vínculos más profundos con los clientes”.

Por eso, las marcas líderes están fijando su atención en la creación de experiencias de marca que resalten el carácter sensorial, cognitivo y emocional de sus productos. La marca se ha convertido en algo que va más allá del logotipo: hoy en día, una marca top refleja valores y logra una conexión emocional con su target.

La clave del éxito está en hacer que tu marca ‘enamore’ y deje huella (lovemark)

 

Pero, atención: la experiencia de marca no depende de un momento puntual, sino del trato que el cliente recibe durante todo el proceso, desde antes que pise el establecimiento hasta la postventa. Por ello, es esencial establecer experiencias de calidad a lo largo de toda la relación. Hay que vender con los cinco sentidos y es imprescindible emocionar para ofrecer experiencias positivas. Sólo así las marcas lograrán acercarse a los consumidores y estos, a su vez, sentirán la marca de una forma diferente.

Y todo esto lo podemos conseguir gracias al marketing sensorial: estrategias que comuniquen a través de los sentidos, que apelan a lo emocional que apelar a lo emocional para afianzar las sensaciones y emociones de los clientes y crear un vínculo permanente con ellos. Está comprobado que, con estrategias de marketing sensorial, la permanencia en el punto de venta se incrementa de forma exponencial, se comunica de una manera mucho más efectiva y se crea una relación sólida entre marca y cliente. Se trata de crear una sensación única en nuestros clientes, haciendo que se sientan especialmente a gusto en nuestro establecimiento y permanezcan dentro el mayor tiempo posible, no sólo por la posibilidad de compra, sino también por la oportunidad de impactar y dejar una huella imborrable en la mente del consumidor, que es lo que hará que nos recuerde siempre.

Con el marketing sensorial podemos impactar al consumidor, ofrecerle una experiencia y no una campaña y seducirle para que acabe ‘enamorándose’ de nuestra marca. La clave está en crear wow experiences, concepto en el que TSLab basa sus ideas para ambientar espacios en los que experimentar, interactuar y conquistar al consumidor. Así, las marcas con las que trabajamos se distinguen del resto por su originalidad y por una imagen y unos valores de marca positivos.

En TSLab tenemos un sexto sentido y trabajamos para que las marcas apuesten, cada vez más, por conocer a sus clientes y estimular sus sentidos para reforzar la relación con ellos y, así, generar el engagement deseado. Creando estrategias que comuniquen a través de los sentidos, ayudamos a nuestras marcas a generar atención, interés, deseo y acción, las cuatro realidades indiscutibles del proceso de compra del siglo XXI.

Durante nuestros 50 años de recorrido, hemos realizado multitud de proyectos de branding sensorial en los que las emociones tienen mucha más fuerza que la parte racional a la hora de comprar.

Para saber más sobre la creación de experiencias de marca, te invitamos a leer We Lab You, nuestro blog sobre marketing sensorial, pensado para ti y para tu marca. Y en la nueva web de TSLab encontrarás casos de éxito sobre cómo grandes marcas se han convertido en lovemarks gracias a nuestro marketing sensorial.

1
Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *