La publicidad dinámica es un elemento más de nuestro día a día. Nuestras calles están repletas de pantallas publicitarias en numerosos ámbitos y lugares; algunas de ellas están tan integradas en el entorno, que no las percibimos como algo extraño o fuera de contexto.

Según el III Estudio Anual de Digital Signage publicado por IAB Spain, las pantallas digitales son un medio ampliamente conocido por los usuarios. Los ámbitos en que tienen mayor protagonismo son las estaciones y aeropuertos, junto con los centros comerciales, seguidos del medio exterior como las calles, donde el porcentaje de reconocimiento se sitúa en torno al 60%.

La pantalla digital se diferencia de otros formatos no digitales por su capacidad de mejorar la imagen de las marcas y reforzar su afinidad con el público. Según el estudio de IAB Spain, un 82% de los españoles cree que la pantalla digital mejora la imagen de una marca; un 79% afirma que consigue crear una conexión entre la marca y su público; y 9 de cada 10 piensan que aporta modernidad e innovación a las ciudades y acogen el formato muy favorablemente.

El digital signage se ha instalado en nuestra vida cotidiana y es en las grandes ciudades donde las pantallas publicitarias están llevando a cabo iniciativas realmente sorprendentes. Así, muchas de las grandes marcas en países como España, Alemania y Estados Unidos, están aprovechando el potencial del digital signage (junto con las redes sociales) para acercarse al ciudadano-cliente.

La ciudad se vuelve digital; un paso más hacia el concepto de “smartcity”, donde el mobiliario urbano inteligente y la creación de experiencias en un lugar representativo son factores clave.

¿Alguien se imagina Times Square, Picadilly Circus o el gran cruce de Shibuya en Tokyo sin esas grandes pantallas con luces e imágenes en movimiento? Pasear por allí sin la presencia del  digital signage sería, definitivamente, distinto.

Ya no es necesario irnos a Nueva York o Las Vegas para encontrar ejemplos. En la madrileña Plaza de Callao vemos desde hace un tiempo grandes pantallas LED, entre ellas, una de 6 metros de ancho por 37 metros de alto (acción de una conocida marca tecnológica), lo que la convierte en la pantalla exterior más grande de España. Su tecnología permite ofrecer nuevas aplicaciones de redes sociales en directo, más participativas y con contenidos más novedosos. Por ejemplo, está preparada para interactuar con dispositivos móviles con acciones que se realicen en la misma plaza o para retransmitir campeonatos de videojuegos con varios participantes concursando a la vez en directo. Vemos que el digital signage es un gran ejemplo de interactividad y creatividad que sirve para potenciar la comunicación entre las personas.

Desde que llegó al mundo del retail, el digital signage no ha dejado de innovar, impactar y sorprender con diferentes ideas. Según la última encuesta del Índice de Clima de Negocios de Digital Signage en España y Portugal (DBCI), en 2017 este mercado crecerá entre el 5 y el 6%. También hay estudios que confirman que mejorar la información en el interior de una tienda puede incrementar las ventas hasta un 300% y reducir la percepción de los tiempos de espera un 70%.

En TSLab apostamos fuertemente por crear esos lazos entre marca y cliente y sabemos por nuestra experiencia con grandes marcas que un momento interesante donde aplicar soluciones de digital signage es, precisamente, la espera. La espera en cualquier establecimiento es lo que menos le gusta a los clientes. Es cierto que en muchos casos no se puede evitar, pero sí se puede intentar que ese rato de espera sea lo más ameno y agradable posible desde la entrada hasta el final de la compra, e, incluso, genere una experiencia positiva que repercuta en el negocio.

Con la colocación, por ejemplo, de pantallas con vídeos corporativos, imágenes con ofertas, promociones, etc. o videowalls que hagan más atractivo el espacio, ayudamos a nuestras marcas a potenciar su imagen y sus ventas y a los clientes a que el recorrido por la tienda les genere una experiencia visual y, por tanto, una experiencia de compra positiva.

Pero la clave del éxito del digital signage está en un buen contenido; si no invertimos en una buena estrategia de contenidos, nos será muy difícil llegar a retornar la inversión. La ambientación con digital signage también es fundamental. En grandes espacios donde se celebran partidos o conciertos, el público quiere ver a los protagonistas en primer plano y seguir el acontecimiento como si estuviera en primera fila y el digital signage ayuda a conseguirlo, al mejorar la retransmisión.

Una ambientación singular la encontramos en el gran proyecto realizado por TSLab en el Wizink Center de Madrid, donde un cubo de grandes dimensiones con pantallas en sus lados y una completa instalación de pantallas en todo el recinto permite al asistente a un concierto o al aficionado al baloncesto, por ejemplo, no perder detalle del espectáculo, se encuentre donde se encuentre dentro del pabellón.

En TSLab hacemos que el digital signage se deje ver, oír, tocar y oler, en tu tienda favorita o en tu rincón preferido de la ciudad.

El digital signage es un signo claro y rotundo de que la cultura digital está y estará presente en todos los ámbitos de nuestra vida.

Como decía Carl W. Buechner: “Puede que olviden lo que has dicho, pero siempre recordarán cómo les has hecho sentir”.

¿Están preparados tus sentidos?

 

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *