En un mundo que conecta cada vez más la realidad física con la digital, las marcas se esfuerzan en generar experiencias a los consumidores que integren ambos entornos para facilitar la experiencia de compra. La unión de ambas cosas en retail es lo que se conoce como Phygital.

Según el estudio anual eCommerce de IAB Spain 2017, actualmente, 7 de cada 10 consumidores compran online. Según el mismo informe, en 2017 aumentaron las compras en tiendas que, a la vez, venden en el Punto De Venta y en su tienda online.

Sí, desde el smartphone y con un simple click podemos comprar lo que queramos. Y en menos de un minuto. A día de hoy, los compradores tiran del toque digital en todo el proceso de compra. Es una realidad que no podemos negar.

Y, si el mundo digital está tan presente en nuestras vidas, ¿por qué seguir con las realidades offline? Por la experiencia del consumidor. La interacción física en el PDV sigue siendo un elemento muy importante y valorado por el consumidor. Lo único, que esta interacción ha pasado de ser puramente física a una mezcla entre lo físico y lo digital: phygital.

Hasta hace pocos años, lo físico y lo online tenían un claro muro divisorio que los separaba. La experiencia phygital busca su unión, de manera que aprovecha lo mejor del e-commerce y lo mejor del Punto De Venta físico y lo integra en un único concepto.

Es la manera de contentar a un consumidor exigente, hiperconectado y tech savvy, que quiere satisfacer sus necesidades a través de varias plataformas y dispositivos, especialmente los Millennials y la Generación Z. El consumidor está deseoso por probar acciones estimulantes, apps que no se había imaginado, canales de comunicación que le lleven a nuevas experiencias, a momentos remarcables y a un recuerdo de marca positivo.

Por ello, el mundo del retail ha tenido que adoptar en los últimos años nuevos términos: Rfid, big data, beacons, realidad virtual… Hay muchas formas de acercarse al consumidor, pero las marcas que lo hacen a través de la omnicanalidad dan en el clavo.

En la experiencia phygital entran en juego la inmediatez, la interacción y la inmersión en la marca, donde el cliente pide dejar de ser un mero observador y pasa a tener un papel más activo: salir de compras con una wearable technology, ir a hacer la compra y no tener que pasar por caja, como en Amazon Go, o ver cómo queda el sofá nuevo en el salón antes de comprarlo gracias a la Realidad Aumentada, como han hecho Ikea, Sephora o Zara.

La tecnología está reconfigurando la experiencia digital en el Punto De Venta. El 95% de los usuarios conoce que se puede interactuar con las pantallas y un 74% reconoce haber interactuado con ellas alguna vez. En la creación de experiencias, la interacción es un factor importante; la clave está en favorecer un entorno multipantalla, donde se combinan las tecnologías móviles para lanzar acciones que animen al consumidor a participar de forma natural con las pantallas y generar, así, el engagement deseado.

En el camino hacia la phygital experience no basta con convertir el punto de venta en una tienda ‘techie’; más allá de locales en los que las tecnologías estén presentes en cada rincón y más allá de introducir gadgets tecnológicos, hay que conocer mejor al cliente, optimizar los recursos y ofrecerle un servicio personalizado y una experiencia única al realizar la compra.

Dentro de la experiencia phygital, el digital signage es un elemento clave para integrar las soluciones online en el mundo offline con verdadero impacto. Vallas publicitarias interactivas, elementos que invitan a la interacción… Phygital es sinónimo de última generación:

  • Los beacons ya están aquí: pequeños transmisores que funcionan con Bluetooth 4.0. Se colocan, por ejemplo, en la entrada de los establecimientos y, cuando un usuario pasa cerca de ese punto (y lleva una app rastreadora de beacons instalada en su smartphone), lo detectan y localizan y puede enviarle todo tipo de información: el catálogo, promociones, descuentos…
  • Pantallas táctiles: pantallas dentro del PDV que ayudan en la interacción con el comprador. Éste puede navegar de forma táctil y obtener información, desde las características de los diferentes productos hasta vídeos con presentaciones.
  • Tarjetas RFID: tecnología que sustituye a los clásicos códigos de barras. Se trata de una etiqueta que almacena todo tipo de información sobre un producto, desde la fecha de envasado, características, el viaje que ha hecho desde su lugar de origen a la tienda… Funciona a través de la radiofrecuencia y es muy útil a la hora de compartir información.
  • Probadores inteligentes: gracias a la etiqueta RFID que lleva, por ejemplo, una prenda de vestir el espejo del probador, con interfaz táctil, reconoce el objeto. A partir de ahí, el usuario puede manejar el espejo, donde le aparecen diferentes opciones: las tallas, el color, los complementos que combinan con esa prenda para completar el look…
  • Light ID: una tecnología que usa la luz como canal de comunicación para trasmitir información directamente al smartphone.
  • Realidad virtual: una tecnología gracias a la cual podemos visitar espacios en los que no estamos físicamente sin movernos del Punto De Venta. Una experiencia realmente diferencial.

¿Cómo se traduce todo esto a ventas? Juan Párraga, Director IT de TSLab explica que “tenemos clientes, como MediaMarkt, para quienes desarrollamos una tecnología que permita a sus compradores vivir una experiencia que marque la diferencia al entrar en sus tiendas”.

MediaMarkt quería generar una experiencia de compra innovadora e interactiva en su Digital Store en Barcelona, para lo que TSLab creó un jukebox digital con el que el cliente puede escoger la canción que quiera escuchar en el momento en que se encuentra en tienda. Además de ser forma amena de interactuar con el usuario, combina el sentido de la vista con otro igual de potente e importante: el oído.

Otro ejemplo, la app Shop and Music, diseñada y desarrollada por TSLab, con la que las marcas ofrecen a sus clientes la posibilidad de escoger qué canción o estilo de música quieren escuchar en la tienda mientras compran. Su funcionamiento es muy simple: basta con tuitear con el hashtag que la marca defina y pedir la canción, especificando en qué tienda de la marca se encuentra. Nuestro sistema hará que su petición suene, avisándole a través de RRSS, de la hora exacta en la que sonará su tema. Además, esta aplicación permite que las marcas se comuniquen con sus clientes en tiempo real, vía RRSS, para informarles de promociones, novedades, descuentos exclusivos, etc.

Entonces, el recorrido por las tiendas pasa de ser un itinerario comercial a uno pura y absolutamente interactivo y experiencial. Así, se constata, una vez más, que las marcas han de apostar por el blending de distintos canales con el fin de proporcionar a los usuarios una experiencia de compra mejorada.

Como veis, cada vez son más las marcas que apuestan por la phygital experience para atraer al nuevo consumidor, satisfacer sus necesidades y conseguir integrar las dos dimensiones, offline y online, en una única experiencia de compra.

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *