El Día de la Madre se ha convertido en una de las festividades más rentables tanto para el comercio tradicional como para el comercio online. Las marcas se afanan en desarrollar campañas que les permitan aprovechar todo el potencial de esta celebración y aumentar sus ventas.

Aunque el Día de la Madre tiene diferentes orígenes y mucha historia -desde los honores a Rea de la antigua Grecia hasta el Mother’s Friendship Day de Estados Unidos-, los comercios han comenzado a aprovecharlo hace unos años y, en poco tiempo, este día se ha convertido en una cita ineludible en el calendario comercial.

Durante estos días, los escaparates y las tiendas se llenan de una decoración muy floral y de bonitos packs regalo para esa persona tan especial: las mamás. Promociones, ofertas, descuentos y un sinfín de estrategias hacen de la campaña del Día de la Madre una de las más competitivas en la actualidad.

Ahora bien, como en toda campaña dirigida a captar compradores en una fecha señalada, es necesario saber diferenciar la oferta de nuestro negocio y destacar sobre los demás. La experiencia de 3dids.com indica que la diferencia entre hacerlo bien y no hacerlo tan bien puede suponer hasta un 80% de las ventas de la campaña.

El recurso de la simple felicitación sabe a poco; hoy en día, debe ir acompañado de mucho más. Como siempre, el marketing sensorial juega un papel fundamental en una festividad tan emocional como es el Día de la Madre; es una de las fechas que más sentimientos desprende y en el que más mensajes emotivos se registran, tanto en los medios tradicionales como en los digitales.

Por tanto, debemos asegurarnos de hacer sentir especial al comprador y, posteriormente, a la madre que va a recibir el regalo. La satisfacción del cliente cobra una importancia todavía mayor en una festividad como ésta.

Las marcas buscan establecer una conexión emocional con sus clientes en un día como éste, aprovechando los sentidos.

El regalo tradicional ha pasado de moda. Las sorpresas necesitan un aire nuevo y creativo del que tenemos la fórmula: hay que crear experiencias para tocar la fibra sensible y hacer que el proceso de compra, al igual que el producto, sea un momento especial.

Porque transmitir emociones a través de los sentidos es vital para crear una imagen positiva y para posicionar el producto ya no sólo en la mente, sino también en el alma de los clientes.

En TSLab hacemos que nuestros proyectos musicales, visuales y olfativos sean recordados de manera especial en el día que le dedicamos a nuestras madres.

Porque madre sólo hay una, díselo con los sentidos.

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *