¿Estás usando los elementos correctos para comunicar un mensaje ganador? Vincular al consumidor y los productos se logra creando valor, en el caso de packaging ofreciendo algo más allá de lo bonito.

Las primeras impresiones determinan la idea que se tienen de las cosas, tanto para personas como para productos y servicios. Cuando se habla de estos últimos dos, el empaque es con lo primero que los consumidores interactúan, por lo tanto es uno de los elementos más importantes cuando se trata de captar la atención.

Muchas veces este llamado no es efectivo, según Jurgen Klaric experto en neuromarketing, de cada diez empaques que se lanzan, sólo cuatro cumplen las expectativas; mientras que de cada diez lanzamientos de productos, sólo dos llegan a la meta planeada. Se debe tener en cuenta que todos los componentes comunican, la forma del envase, la selección del color, la textura, las imágenes y la tipografía de la etiqueta, por lo tanto permiten vivir una experiencia.

¿Cómo el envase o empaque de un bien puede incitar a la prueba y luego crear un vínculo de lealtad que se traduzca en ingresos para la compañía? Hay que descubrir qué quieren los clientes y así construir el producto para ellos. Esto es posible a través del Neuropackaging que según el propio Klaric es el “conocimiento neurológico para que un empaque se conecte con el consumidor”.

Esta metodología busca generar un vínculo emocional duradero con el cliente a través de decisiones que afectan a los diferentes sentidos: color, forma, tacto, olor, diseño y sonido; ya que los humanos prefieren experiencias sobre explicaciones, como lo asegura el neurólogo Antonio Damasio.

Aparte, se ha estudiado que un mismo producto tendrá apreciaciones diferentes según el packaging donde se encuentre. A través de investigaciones quedó demostrado que el 75% de los entrevistados hacen juicios de credibilidad dependiendo de la presentación del contenidos (libro: Choice, Challenge, Change- Vanden, Bergh y Katz). Caso similar ocurrió cuando el grupo de consumidores Which? hizo pruebas para determinar si empaques lujosos influían en la percepción de sabores de galletas, resultando afirmativo porque también comemos con los ojos (How packaging convinces you food tastes better).

Si quieres impulsar el rendimiento del estante o anaquel y además pretendes transmitir los valores de la marca, el Neuropackaging será la mejor herramienta; por su naturaleza podemos incluirla en la nueva lógica del negocio, la evolución al Market With donde las marcas colaboran con los clientes y socios para producir y sostener el valor.

Recordemos, hay cosas más allá en el packaging que ser agradable a la vista.

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *