Supermercados sin cajeros, sensores, altavoces inteligentes… son la tecnología que se encargará de la lista de la compra. La alta competencia ha obligado a los supermercados a reinventarse y ofrecer al cliente una mejor experiencia de compra, basada, sobre todo, en la interacción tecnológica.

Ir al ‘súper’ con el smartphone, escanear los productos, meterlos en una cesta inteligente, no hacer cola, ni siquiera pasar por caja y… ¡listo! Puede sonar a ciencia-ficción, pero, nada más lejos de la realidad, el supermercado del futuro ya está aquí.

Hacer la compra, esa tarea tan cotidiana como aburrida para muchos, está dejando de ser la pesadilla de nuestra checklist. Dentro de poco, ya no tendremos que pasar horas entre pasillos y secciones abarrotadas de gente, buscando productos que antes estaban aquí y ahora allí, esperar una larga cola para pasar por caja, pagar… A partir de ahora, lo más complicado de la compra será hacer la lista, porque la tecnología se ocupará de facilitarnos el proceso.

El pasado mes de enero abría sus puertas Amazon Go, un supermercado sin cajas, en el que basta una aplicación en el smartphone para comprar: entras, las cámaras y los sensores rastrean lo que coges o devuelves de los estantes y, finalmente, el importe se carga directamente en la cuenta que tienes enlazada con la compañía, sin necesidad de pasar por caja. Fácil, rápido, sencillo.

Esta experiencia de compra parece estar conquistando a los usuarios habituales de este nuevo e innovador supermercado, pero también ha roto esquemas y ha sentado las bases de lo que ya tiene que ser, sí o sí, el supermercado del futuro.

Amazon no sólo ha cambiado la manera de comprar, sino que ha acelerado el proceso de transformación del modelo de supermercado, que todos los grandes se apuran a seguir y, además, a un ritmo frenético.

Las principales estrategias convergen hacia un punto común: una experiencia de compra en el que la interacción con la tecnología es la clave, ofreciendo al cliente servicios añadidos, adaptándose a diferentes momentos y necesidades de compra o innovando en formatos que incorporan las ventajas de las tiendas tradicionales. Carros y cestas inteligentes, mesas y estanterías interactivas, pago por huella…  La experiencia tecnológica no es un plus, sino un ‘must’ en el supermercado del futuro.

En nuestro país, el sector afronta un 2018 en positivo, alentado por la progresiva mejora económica en el bolsillo de los españoles. Así, el sector se ve motivado por un consumidor más predispuesto al gasto, lo que ha hecho que las grandes cadenas estén inmersas en la innovación y modernización de sus establecimientos.

Los avances tecnológicos han cambiado la manera de comprar y están perfilando un modelo de supermercado que se adecue a las exigencias y necesidades del consumidor. Un consumidor que, en España, prefiere el supermercado como lugar habitual de compra (65%), siendo, además, los más jóvenes quienes más los frecuentan y quienes quieren enterarse de las ofertas en el propio establecimiento, según datos del ‘Informe de Supermercados 2017′ de Alimarket.

En este sentido, el marketing sensorial ofrece diferentes propuestas y soluciones de comunicación desde la entrada al supermercado hasta los lineales.

La música, por ejemplo, influye hasta en un 14% en la decisión de compra. El audiomarketing en un supermercado es muy importante, porque crea una atmósfera que hace que los clientes se sientan cómodos comprando y modifica los hábitos de compra de estos, ya que su ritmo va cambiando según las horas y necesidades del público que acude a comprar; no es lo mismo la música que suena en la ‘hora punta’ que en las horas de menos afluencia. Así, una música más lenta lleva a los consumidores a pasar más tiempo paseando entre los pasillos y mirando los productos en exposición; y una música más rápida y rítmica les empuja a ser más rápidos y eficientes en sus compras.

El aroma es otro gran factor. Con un buen aroma en secciones estratégicas como la de panadería y bollería, los supermercados mejoran la experiencia de compra, porque se prolonga más de un 15% el deseo de permanencia e incrementan hasta un 14,8% el deseo de consumo.

Por otra parte, con novedades como la que presenta TSLab, las cadenas de supermercados pueden crear mensajes de audio de manera instantánea para emitir en sus establecimientos, gracias al conversor de texto a audio integrado en nuestra plataforma RMX, que les permite crear mensajes y cuñas publicitarias de forma inmediata y emitirlo cuando quieran durante su programación musical habitual. Una herramienta muy intuitiva y fácil de manejar, que permite a los supermercados hacer una comunicación in-store efectiva, con las ofertas, promociones, etc. que desean anunciar al cliente mientras realiza su compra.

Soluciones que supermercados como Carrefour, Bon Àrea y Ahorramás han aplicado para garantizar una experiencia de compra de completa en sus establecimientos.

Como vemos, de cara al futuro, la transformación digital marcará la tendencia y, en paralelo, se apostará por tiendas donde se apelen a los sentidos para que ir a hacer la compra ya no dé tanta pereza.

En el supermercado del futuro bastará con ir acompañado del móvil, no habrá que hacer cola ni pasar por caja. Compraremos rodeados de otros clientes mientras conversaremos virtualmente con nuestros contactos en las redes sociales. Dejaremos de intercambiar recetas con el carnicero para buscar recetas en Internet mientras echamos en la cesta la bandeja de carne que está en oferta ese día. Y, lo fundamental para el consumidor hoy en día: ahorraremos mucho tiempo.

Así que, si lo único que te esperabas era un simpático robot cobrando en el supermercado del futuro, seguro que te hemos sorprendido.

 

 

 

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *