Gestión del contenido en la cartelería digital

Gestión del contenido en la cartelería digital

La cartelería digital se ha convertido en una herramienta imprescindible para la comunicación y la publicidad hoy en día. Para sacarle el máximo partido a esta tecnología, es necesario contar con un sistema de gestión de contenidos o CMS. Con el uso de estas herramientas no solo simplificamos la administración de contenido multimedia, sino que también potenciamos la creatividad y la eficacia de la cartelería digital.

 

Puntos clave para una buena gestión del contenido digital

 

El software utilizado

 

Actualmente hay una amplia variedad de softwares que ofrecen el servicio de gestión de contenidos multimedia. La mayoría de estas aplicaciones ofrecen soluciones web o en la nube donde el software está instalado en un servidor y se accede a él fácilmente a través de un navegador o app accediendo desde cualquier ordenador o móvil.

Para que la administración de estos contenidos se realice de forma correcta y eficiente, estos softwares deben contar con diferentes requisitos o características:

 

  • Agilidad: necesitamos ser capaces de crear y mantener contenidos de la forma más sencilla posible para que la información que emitimos en el canal sea diversa y muy dinámica.

 

  • Control: un buen software también debería permitir un control continuo de lo que sucede en los dispositivos remotos, monitorear su estado y ser capaz de responder en caso de que ocurra un error o se necesite una actualización.

 

  • Facilidad de uso: para que un sistema sea ágil, es importante que sea fácil de utilizar. Normalmente, la gestión de este tipo de canales se asigna a personas de diferentes departamentos, y en ocasiones estas personas cambian. Un sistema simple permite un aprendizaje casi instantáneo.

 

  • Adaptado para su sector: no todo el software está diseñado para todas las industrias. Muchos de estos programas han sido diseñados para satisfacer las necesidades de un sector particular y se han adaptado a otros sectores con el tiempo. Las necesidades de canales corporativos para las empresas son muy diferentes a las necesidades de sistemas para restaurantes u hoteles con salas de conferencias. Un software universal para cada sector con módulos verticales es la solución ideal para adaptarse a las necesidades específicas de cada instalación.

 

El funcionamiento del player o reproductor

 

El player o reproductor es el dispositivo encargado de mostrar nuestro contenido en cada pantalla y es el principal responsable de que nuestra información o publicidad llegue al público de la forma deseada. La capacidad de reproducir materiales de forma fluida y, sobre todo fiable, es muy importante cuando este tipo de equipos van a funcionar sin supervisión durante largas horas.

Características que deben tener:

 

  • Fluidez: los players deben poder reproducir contenido sin problemas ni interrupciones.

 

  • Fiabilidad: en muchos casos, los players deben trabajar las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año. Por este motivo, es muy importante que sea fiable y requiera un mantenimiento mínimo durante todo su ciclo de vida.

 

  • Protección: un dispositivo de estas características debe estar protegido del uso normal. Por ejemplo, si se usa desde un dispositivo Windows, hay que configurarlo para que no se ejecute en el escritorio de usuario estándar sino solo en la aplicación de reproducción de contenido.

 

  • Capacidad de gestión: posibilidad de acceder a todos los dispositivos de nuestra red de forma remota para monitorearlos y tomar medidas si es necesario. Por otro lado, es necesario configurar los temporizadores de encendido y apagado y hacerlo de forma remota desde el software central.

 

El contenido

 

El contenido va a ser lo que queremos transmitir a los espectadores y deberá ser diseñado y considerado para adaptarse a cada necesidad. Si por ejemplo se usa en los expositores de las tiendas, donde sólo tenemos 2 o 3 segundos para captar la atención de un cliente potencial que camina por la acera, no puede diseñarse del mismo modo que el contenido que aparecerá en una pantalla que está instalada en la sala de espera de una clínica, donde los pacientes pasan entre 5 y 45 minutos frente a la pantalla.

A la hora de diseñar contenidos debes tener en cuenta que deben ser:

 

  • Transitorios: deben adaptarse a la usabilidad de cada configuración y tener en cuenta el tiempo de impacto y las impresiones totales (duración total del carrusel antes de que se repita el contenido).

 

  • Dinámicos: dependiendo de la ocasión, es importante que la presentación sea cambiante con el tiempo para que el contenido se mantenga fresco todos los días. Un buen software de digital signage ofrece actualmente los llamados widgets, es decir, herramientas para presentar en tiempo real contenidos generados automáticamente, como información meteorológica, que no requieren un procesamiento importante.

 

  • Interesantes: en muchos sectores, los sistemas de cartelería digital tienen como objetivo aumentar la fidelización del público mediante la creación de contenidos atractivos y diferenciados. Hay muchos clientes o usuarios que se encuentran a diario con pantallas y debes asegurarte de que siempre estén prestando atención para que el canal sea más efectivo.
Digital signage: todo lo que necesitas saber

Digital signage: todo lo que necesitas saber

Es posible que hayas llegado hasta aquí preguntándote qué es el digital signage y para qué sirve, así que vamos a explicar de la forma más sencilla en qué consiste esta potente herramienta cada vez más utilizada en retail. El digital signage, también conocido como cartelería digital, es un sistema de pantallas que permite la visualización de contenidos publicitarios o informativos en tiendas, centros comerciales, supermercados, exteriores, etc. Esto sería a grandes rasgos la definición de digital signage pero, ¿Cuáles son los elementos necesarios para que este sistema funcione? Pues, un circuito de digital signage está básicamente formado por al menos una pantalla, un player, el contenido visual que se quiere mostrar y un software para gestionar dicho contenido. Con estos cuatro elementos ya dispondríamos de un sistema de digital signage funcional.

No obstante, la cartelería digital no es un producto cerrado, si no que podemos construir un circuito tan grande como queramos, sin tope de pantallas ni limitaciones geográficas gracias a softwares que permiten la gestión remota a través de Internet. Las posibilidades son enormes, así que vamos a ver cada uno de los apartados para las ver todas las opciones de que disponemos en función de cada necesidad.

Tipos de pantallas para digital signage

Uno de los primeros dilemas que se presenta cuando quieres instalar un sistema de cartelería digital en tu negocio es: qué tipo de pantalla elijo. Vamos a empezar diciendo que no existe un tipo de pantalla mejor que otro. Como en todos los productos, cada una tiene sus ventajas y desventajas. El mejor tipo de pantalla es aquel que mejor se adapta a tus necesidades. Esto será aplicable igualmente al software y a los contenidos. En el caso de las pantallas, elegiremos un tipo u otro en función de dónde vaya instalada y de la función que queremos que cumpla.

Antes de profundizar en cada tipo de pantalla hay que decir que todas tienen su versión para interiores y su versión para exteriores. Lo que diferencia a unas de otras es su resistencia a las inclemencias climatológicas y su nivel de brillo. El nivel de brillo es un aspecto vital en una pantalla situada en exteriores, ya que, al recibir la luz del sol necesitará tener un brillo alto para que sea visible. Sin embargo, también habrá que prestarle atención a este aspecto en interiores dependiendo de la intensidad de iluminación de la estancia.

Podríamos clasificar los tipos de pantallas en los siguientes grupos:

  • Monitor profesional

    Un monitor profesional viene a ser similar a una pantalla de televisión o un monitor de PC, pero preparada para funcionar durante más tiempo al día, llegando a disponer de pantallas que pueden funcionar durante 24 horas diarias sin interrupción. Generalmente son utilizadas en interior y pueden ser táctiles, en caso que queramos generar interactividad con el cliente.

  • Pantalla Led

    No debemos confundir las pantallas LED con las pantallas de retroiluminación LED utilizadas en televisores y monitores de ordenador. Cuando hablamos de pantallas LED nos referimos a las que están conformadas por píxeles que contienen diodos LEDS agrupados. A diferencia de las pantallas LED de ordenador o televisor, los LEDS no se utilizan para iluminar la imagen, si no que son los propios diodos LED los que conforman la pantalla. Lo más característico de las pantallas LED es que son modulares. Esto les permite tener cualquier dimensión, sin límite de tamaño, facilitando el transporte e instalación en pantallas de grandes dimensiones. Además, esta característica permite que, en caso de fallo de algún diodo, no habría que sustituir toda la pantalla, sino únicamente el módulo que contenga los diodos dañados. Otra de las ventajas es que suelen tener un ángulo de visión más amplio en comparación con otros tipos de pantallas.

    Las pantallas LED suelen ser utilizadas para exteriores -por ser especialmente resistentes- y cuando se necesitan pantallas de gran tamaño o con algún tipo de curvatura, gracias a su capacidad modular y su mayor facilidad de montaje. Su separación entre píxeles les hace tener menor definición a corta distancia, pero son una opción indicada para fachadas o escaparates que van a ser vistos desde larga distancia.

  • Videowall

    Un videowall consiste en varios monitores agrupados para formar una pantalla mayor. Podríamos considerar al videowall como una alternativa a la pantalla LED. Sus principales diferencias son que, un videowall tiene una mayor definición a corta distancia, por lo que es más indicado si el público va a estar cerca de la pantalla. También es indicado cuando se necesita mostrar diferente información al mismo tiempo, porque cada pantalla puede funcionar de manera independiente.

  • Tótem digital

    Existen distintos tipo de tótem. Por un lado tenemos los tótems, similares a los MUPIS publicitarios anclados al suelo, pero en vez de contener un cartel tienen una pantalla integrada. Este tipo se utilizada generalmente en street marketing o en los pasillos de centros comerciales. Y por otra parte podemos encontrar los tótems interactivos, que pueden utilizarse como directorio de consulta o como gestor de turnos.

 

Si quieres más información puedes consultar el post donde te damos las claves básicas para elegir una pantalla.

 

Player

Muchas pantallas vienen con el hardware necesario para reproducir contenidos sin necesidad de player, pero estaremos limitados por la potencia y las capacidades de dicho (hardware: memoria, procesador, ancho de banda..) Así que en función del contenido y de cómo tengamos que gestionarlo, necesitaremos un player o no.

El player es el dispositivo que nos servirá de enlace entre la pantalla y el software de gestión de contenido. Cada player que utilicemos nos permitirá reproducir un contenido distinto al mismo tiempo. Es decir, si tenemos dos pantallas con un solo player conectado a ellas, las dos pantallas reproducirán el mismo contenido. Si queremos que cada pantalla tenga un contenido distinto, debemos disponer de un player para cada pantalla. Existen distintos players en el mercado en función del software o las necesidades de cada instalación.

 

Software

Al igual que en el apartado anterior, muchas pantallas disponen de un software preinstalado para reproducir contenidos. Se trata de un software muy sencillo que nos servirá si tenemos pocas pantallas y no tenemos problemas en añadirles el contenido a través de un pendrive. No obstante, si las pantallas son de difícil acceso o las tenemos repartidas en diferentes tiendas, necesitaremos un software en la nube.

Este software en la nube será el elemento que nos permitirá gestionar en remoto los contenidos de nuestro circuito de cartelería sin importar donde se encuentren las pantallas. Simplemente accediendo a nuestra cuenta de usuario y asignando el contenido a cada pantalla o grupo de pantallas asociadas a los players. También nos permitirá la programación de todo el contenido.
Existen multitud de softwares en el mercado. Cada software tiene sus ventajas e inconvenientes que hay que valorar en función del contenido que queramos mostrar. Por ejemplo, hay software más indicado para supermercados y otros más indicados para retail. Estos programas suelen tener una licencia de uso, que se paga periódicamente en función del número de pantallas que lo utilicen.

 

Contenido

Estamos ante uno de los aspectos más importantes del digital signage y, a veces, el más descuidado. Un circuito de cartelería supone una gran inversión, que no se aprovecha bien si no se tiene un contenido adecuado. Es común ver pantallas de cartelería con simples pases de diapositivas o incluso imágenes fijas. Otro error común suele ser querer mostrar demasiada información al mismo tiempo. Solo disponemos de unos pocos segundos para llamar la atención de los clientes, así que el mensaje debe ser conciso y lo más llamativo, espectacular y entretenido posible, ya que esa espectacularidad o entretenimiento nos hará ganar unos segundos de atención para que nuestro mensaje llegue al cliente.

En un entorno en que que las pantallas son cada vez más comunes, el contenido marca la diferencia. Algunos software de gestión permiten cierta capacidad de creación y animación de contenidos. No obstante, el mejor contenido siempre será el creado ad hoc por un diseñador, atendiendo a las necesidades concretas de cada empresa, lugar o campaña.

 

Errores más comunes en el contenido de digital signage

Errores más comunes en el contenido de digital signage

“El contenido es el rey”. Habrás escuchado esta frase antes antes aplicada al SEO y a las plataformas audiovisuales como Netflix, HBO o similares. Y sí, también es válida para cartelería digital. Tener una buena instalación es importante y es la base de la cartelería digital, pero será el contenido el que la hará eficiente. La cartelería digital es un medio en sí mismo, y por lo tanto tiene sus propias reglas debido a la ubicación de las pantallas (tiendas) y a que generalmente carece de sonido. Por este motivo es recomendable crear contenido específico para este medio atendiendo a su ubicación y los objetivos. Estos son algunos de los errores que hemos ido viendo a lo largo de nuestra experiencia.

 

No tener un objetivo definido

El primer paso antes de empezar a crear el contenido es fijar objetivos, qué queremos conseguir con nuestro circuito de cartelería digital: aumentar ventas, atraer clientes del exterior, mejorar la comunicación, agilizar procesos, etc. De hecho, el objetivo no debería fijarse antes de crear el contenido, si no antes incluso de instalar las pantallas, ya que la ubicación de estas va a influir en los resultados que podemos conseguir con ellas. Si instalamos pantallas en un escaparate nos puede servir para atraer clientes; si la instalamos en un pasillo, para aumentar la cesta media; si lo hacemos en caja, para crear un sistema de cola única, etc.

Usar contenido no adaptado al medio

Como decíamos anteriormente, la cartelería digital no suele tener sonido para que no interfiera con la música del local. Por lo tanto, todo el contenido de este medio debe ser entendible únicamente mediante la vista.

Para entender mejor vamos a ver un ejemplo de contenido no adaptado al medio ¿Poner vídeos de Youtube con subtítulos sería una opción? En la mayoría de los casos, no. Las pantallas suelen estar colocadas para que se vean a cierta distancia, a la que sería imposible leer los subtítulos. Además, obligaría a los clientes a detenerse a ver todo el vídeo, algo improbable cuando alguien está de compras.

Que el mensaje no se entienda en un golpe de vista

Seguro que algunas vez, paseando por los pasillo de un supermercado, te has encontrado con una tele en un pasillo donde tienen puesto un anuncio estilo Teletienda de algún producto. ¿Cuántas veces te has parado para ver el spot entero? Efectivamente, ninguna. Los mensajes de digital signage deben ser concisos y asimilables con un golpe de vista, ya que el cliente suele dedicarle pocos segundos a la publicidad cuando esta se encuentra en una zona de paso. Es únicamente en zonas de espera, como la cola de una caja o las zonas de turnos de un supermercado, donde el cliente va a estar detenido y podemos disponer de su atención para incluir algún tipo de contenido más largo.

 

Dividir la pantalla innecesariamente

Nos referimos a esas pantallas divididas en diferentes cuadros, en cada uno de los cuales aparece una información diferente. Una división muy común es poner unas franjas debajo que muestran titulares de noticias o información del tiempo. Pues bien, evita hacer divisiones de pantalla a no ser que sea necesario o venga bien para tu estrategia de contenidos.

Ten en cuenta que al dividir la pantalla estás dividiendo también la atención. Si muestras demasiada información a la vez, es probable que el espectador no pueda asimilarla toda, haciendo que tus contenidos sean menos eficientes. Si divides la pantalla procura que no haya saturación de información y que se puede entender todo al instante. Por ejemplo, evita poner un spot y titulares de noticias al mismo tiempo, ya que para poder ver uno de los contenidos hay que apartar la atención del otro de manera prolongada.

Sin embargo, la división de pantalla puede resultar útil, por ejemplo, para mostrar los turnos de un supermercado. Ahí se podrían mostrar los diferentes turnos de cada sección junto con vídeos o información de precios, ya que además coincide con que es una zona de espera y el cliente le puede dedicar más tiempo a las pantallas.

 

 

Qué es el Pixel Pitch de una pantalla LED

Qué es el Pixel Pitch de una pantalla LED

El Pixel Pitch, también conocido como Dot Pitch, es una de las características más relevantes de las pantallas LED muy utilizas en cartelería digital. No hay que confundir estas pantallas con los monitores o televisores con retroiluminación LED. Las pantallas LED de las que hablamos utilizan los diodos LED como píxeles. El Pixel Pitch es la distancia en milímetros entre los píxeles formados por los diodos. Esto significa que cuanto menor sea, más pequeña será la separación entre píxeles y más definida se verá la imagen.

Una pantalla con un Pixel Pitch bajo será más cara que otra con uno más alto y mismas características. Esto se debe a que, al haber menos distancia, se necesitarán más diodos para llenar la pantalla.

 

¿Para qué nos sirve conocer el Pixel Pitch?

A priori se puede decir que cuanto menor sea la distancia de separación entre píxeles mejor será la pantalla, pero dependiendo del lugar donde se instale podremos conseguir resultados similares con un Pixel Pitch más alto.

Con la separación entre píxeles podemos calcular la distancia óptima de visualización de una pantalla. Esta distancia se refiere a la separación a la que debe colocarse el espectador para ver la imagen de manera nítida. Esto es útil para elegir la pantalla adecuada en función de donde la vayamos a instalar. Si por ejemplo, vamos a poner una pantalla en una fachada, no tiene sentido un Pixel Pitch muy bajo, ya que el espectador va a mirar la pantalla desde varios metros y los espacios entre píxeles van a ser inapreciables desde esa distancia. Con un pitch más alto podremos conseguir un buen resultado pero a un precio más económico.

Si por el contrario vamos a instalarla en interiores, o prevemos que que espectador va a visualizarla desde unos centímetros, tendremos que utilizar pantallas con un Pixel Pitch más bajo, ya que en este caso la separación entre píxeles va a ser notoria y va a afectar a la calidad de visualización, provocando que el espectador vea imágenes poco definidas o incluso irreconocibles.

 

Pantalla LED. Qué es y cuándo utilizarla

Pantalla LED. Qué es y cuándo utilizarla

Existen diferentes tipos de pantallas para cartelería digital en el mercado y, aunque pueda parecer que no importa mucho cuál elegir, lo cierto es que cada pantalla tiene unas características diferentes que la hacen más apta para determinadas situaciones. En este caso hablaremos de las pantallas LED, un tipo peculiar de pantalla que resulta muy interesante en función de dónde la quieras instalar.

pantalla led

Las pantallas LED están conformadas por módulos acoplables entre sí.

 

¿Que és una pantalla LED?

 

No hay que confundir las pantallas LED con las pantallas LCD retroiluminadas con diodos LED, a las que comúnmente también se las conoce por este término. Una pantalla LED está conformada por diodos LED, de forma que estos diodos son los que conforman los píxeles. Las pantallas LED tienen una serie de características que las hacen especiales respecto al resto de pantallas y que, por lo tanto, les otorgan ventajas e inconvenientes que veremos a continuación.

Modulares

Las pantallas LED se venden en módulos o cabinets acoplables entre sí. Esto permite crear pantallas del tamaño y resolución que se desee, pudiendo cubrir una pared entera, conformar un suelo o incluso generar curvaturas o formas que aumenten la espectacularidad. Una vez instalada, siempre queda abierta la posibilidad de expandirla añadiendo nuevos módulos. Eso sí, hay que tener en cuenta que cuando trabajemos con formatos que no sean estándar tendremos que crear contenidos específicos para que se adapten a las proporciones, resoluciones y formas de esas pantallas.

Baja resolución en comparación con los monitores.

Una pantalla LED tiene una baja resolución relativa, pero que esto no te eche para atrás. Su baja resolución es relativa porque como hemos comentado antes, la modularidad permite crear las resoluciones que quieras, pero a costa de añadir un tamaño mayor de lo normal ya que los píxeles de una pantalla LED son mucho más grandes que los de un monitor ¿es esto un problema? Todo va a depender de donde la vayas a instalar o del efecto que quieras conseguir.

Cuando miramos una pantalla LED desde corta distancia, vemos claramente la separación entre píxeles -conocida como pixel pitch-, ofreciéndonos una imagen poco nítida. Pero conforme nos alejamos de la pantalla, la separación se va haciendo inapreciable y la calidad de la imagen mejora. Esto hace que la distancia óptima de visualización en estas pantallas sea alta. Significa que tienes que estar bastante alejado de la pantalla para ver la imagen correctamente. No obstante, dentro del repertorio LED hay pantallas con pixel pitch más bajo para reducir la distancia de visualización.

Alta visibilidad a la luz del día

Uno de los principales problemas de las pantallas convencionales o domésticas es su visibilidad cuando reciben luz del sol. Las pantallas LED tienen un brillo alto a que les permite ser visibles incluso con luz directa. Además, su ángulo de visión es más amplio que el de los monitores.

Durabilidad

En líneas generales tienen una durabilidad más alta que los monitores y, además, constan de una ventaja respecto a estos. Al ser modulares, en caso de que un pixel deje de funcionar no es necesario cambiar toda la pantalla, si no únicamente el modulo dañado.

Pantalla LED instalada en la fachada del Centro Comercial Gran Jonquera en Girona.

 

¿Cuándo utilizar una pantalla LED?

 

Teniendo en cuenta las características comentadas, las pantallas LED estarán indicadas cuando se prevea que la distancia entre pantalla y público sea relativamente alta. Como por ejemplo, una fachada, un escaparate que dé a una calle ancha o el interior de un local que sea amplio. En este tipo de dispositivo es muy importante la distancia de visualización, así que si la pantalla va a estar muy cerca del público tendremos que atender al pixel pitch de la misma para ver si es viable. Hay que tener en cuenta que cuanto menor sea el pixel pitch, tendremos una mayor concentración de diodos y la pantalla será más cara. Así que habría que valorar diferentes presupuestos para ver si nos conviene más este dispositivo o un monitor profesional

También está especialmente indicada para exteriores debido a su durabilidad, resistencia al clima, visibilidad a plena luz del día y su capacidad para conformar pantallas de cualquier tamaño y forma. Lógicamente tendremos que asegurarnos de que la pantalla que instalemos disponga del certificado IP necesario para resistir el clima.

No obstante estamos hablando en términos generales ya que, dentro de esta opción existen multitud de modelos con diferentes características y calidades, por lo que habría que estudiar cada caso para ver cuál es el tipo de pantalla más conveniente para el cometido que se busque.

Pin It on Pinterest