Marketing Sensorial en el sector turístico

Ya es verano. Algunos están disfrutando ya de las vacaciones y otros las tienen a la vuelta de la esquina. Una vez decidido el lugar, hacemos las maletas y lo que queda es sentir…Y ahí entra en juego el marketing sensorial.

“Consumir turismo es consumir experiencias”, dice Philip Stone, autor de Tourist Experience: Contemporary Perspectives. Y es que cuando viajamos, nuestros cinco sentidos se agudizan. Y no hay negocio en el sector del turismo que no pase por transmitir experiencias para adecuar sus productos o servicios a los sentidos.

Todos los destinos y los negocios ligados a ellos se ponen en el lugar de la percepción del turista para realizar sus campañas de marketing. Agencias de viajes, compañías aéreas, trenes, hoteles… Todos quieren ofrecer una experiencia turística sensorial a los usuarios. En este sentido, el marketing sensorial en el sector es un ‘must’.

Marketing de experiencias en los viajes

Los ojos lo son todo. La vista nos ofrece el color, el paisaje, la primera impresión de nuestro destino. Además de promocionar visualmente esa costa paradisíaca como destino perfecto, donde todo es zen, cada vez son más las ciudades, organizaciones turísticas y negocios del sector los que están aprovechando las nuevas tecnologías audiovisuales para animar a los viajeros a explotar su destino.

El digital signage ofrece miles de ventajas y es ya un medio indispensable para crear una experiencia agradable y entretenida en hoteles, restaurantes y otras instalaciones turísticas, permitiendo a los turistas sentirse más conectados mientras viajan. Desde consultar mapas interactivos, sacar bonos o billetes a consultar las ofertas o promociones de los hoteles, restaurantes y tiendas del lugar, el digital signage hace que la información esté fácilmente disponible, ofreciendo una experiencia interactiva de 360º.

¿Quién viajaría sin música? El oído es capaz de transportarnos directamente a otro lugar y de ello es “culpable” la música: el sonido de las olas, el canto de los pájaros, la música típica de un lugar… Mediante el audiobranding, las empresas consiguen involucrar al cliente-viajero en una atmósfera envolvente para que sienta al cien por cien que están de vacaciones y que la rutina queda atrás.

Así, Logitravel, que en enero abría las puertas de su primera gran tienda física en Madrid, ha querido echar mano del marketing sensorial para acompañar al viajero en la parte más inspiracional de las vacaciones: la preparación y reserva del viaje.

TSLab se ha encargado de la ambientación musical en función de la parte del mundo sobre la que se ofrece información. La Logitravel Store cuenta con una peculiar variedad musical que se matiza con diferentes efectos que evocan al país destino protagonista en cada espacio, para que los viajeros se sumerjan en él al ritmo de su folclore.

Logitravel Store en Kinépolis Ciudad de la Imagen (Pozuelo de Alarcón, Madrid)

 

Por otra parte, la importancia de la música es tal que, según un estudio de Rumbo en el que han participado 8.000 viajeros de Europa, el 82% de ellos no podrían prescindir de ella cuando viajan, y es algo que les acompaña incluso antes de reservar los billetes. Muchos encuestados afirman haber elegido el destino de sus vacaciones inspirándose en canciones. Y es que ¿a quién no le han entrado ganas alguna vez de ir a Nueva York escuchando a Frank Sinatra o a Liverpool para vivir al ritmo de los Beatles?

La música nos acompaña en todas las facetas del viaje, desde la preparación hasta la última visita y para muchos influye hasta tal punto, que organizan sus vacaciones en función de los festivales de música que se acontecen a lo largo, principalmente, de la época estival.

Todo nos huele diferente cuando estamos de vacaciones. Si la música invita a hacer las maletas, el aroma es otro de los elementos del marketing sensorial que más rememora e incita a descubrir un nuevo destino.

TSLab también ha aromatizado la Logitravel Store, donde se pueden apreciar, por ejemplo, olores a selva tropical, a mar o a países orientales…

Los lugares tienes aromas peculiares y, en este sentido, el marketing olfativo provoca un efecto sorpresa en el visitante y, sin duda alguna, es un factor de diferenciación, que refuerza y complementa la imagen de la marca, tanto para etapas de captación como en las de disfrute del producto turístico.

Otro ejemplo de la importancia del aroma es que hay ciudades que han lanzado su propia guía olfativa con fotos de los lugares más representativos en las que se percibe el olor de cada una de esas zonas. Y así, infinitas ideas con las que el sector busca sorprender cada vez más al viajero.

El hotel, la experiencia multisensorial

Durante las vacaciones, el hotel es de los factores que más peso tienen. Cuando llegamos al que será nuestro alojamiento durante la estancia vacacional, buscamos descanso, desconexión y, sobre todo, sentirnos como en casa.

En TSLab llevamos mucho tiempo trabajando con grupos hoteleros de la talla de NH Hotels, Paradores, Golden Tulip, Be Live Hotels para quienes hemos diseñado e implementado proyectos diferentes que aseguran una estancia de diez: desde experiencias zen, combinando el atractivo estético de la naturaleza, colores y frecuencias del sonido para proporcionar bienestar; música adaptada a cada momento y al estado de ánimo del cliente, salas inmersivas con montajes audiovisuales, hasta bares con espacios diferenciados y las últimas tecnologías sensoriales: aromas que transportan, música que envuelve…

Todo para que el recorrido por el hotel sea completo y consiga una experiencia satisfactoria del cliente.

Uno de los conceptos más rompedores y disruptivos del sector es el de las Mood Rooms, en el NH Collection Madrid Eurobuilding.

Las Mood Rooms son habitaciones que se adaptan a las emociones y necesidades del huésped, creando ambientes diferentes según el momento del día. TSLab ha dotado las Mood Rooms de la última tecnología en audio.

Interior de una Mood Room

Estas innovadoras habitaciones están controladas a través de una sencilla aplicación instalada en un iPad. Con un simple click, se música, las luces y la domótica de la habitación (cortinas, calefacción, aire acondicionado) se adaptan al gusto. Hay un mood para cada momento o situación. En todos ellos la habitación se transforma y tanto la ambientación musical como la iluminación y el mobiliario cambian creando diferentes ambientes que reflejan y se adaptan al estado de ánimo de los huéspedes o a lo que necesitan en cada momento; una verdadera experiencia para el cliente.

Un proyecto pionero, que ha sorprendido gratamente en el sector hospitality y que ya ha sido galardonado con varios premios.

Por otra parte, la llegada al destino vacacional es el primer contacto con los huéspedes y el factor diferencial en un hotel.

En el hotel Golden Tulip Barcelona lo saben bien y también han confiado en TSLab para ofrecer la mejor experiencia posible a sus huéspedes, para quienes hemos diseñado la  música ideal para cada zona del hotel, así como los aromas, con notas suaves, frescas y florarles, para un efecto bienvenida cálido y acogedor.

Terraza con piscina del Hotel Golden Tulip Barcelona

Asimismo, el proyecto se completa con la instalación de aromas en todas y cada una de las plantas y en la Sala Dharma, el espacio de piscina climatizada, donde el huésped percibirá un ambiente aromatizado con notas cítricas y marinas y desconectará con música en la vertiente más elegante y moderna del dance y el house, para una estancia al más puro urban style que tanto caracteriza a este hotel.

En definitiva, como podéis ver, el marketing sensorial es un factor determinante para el turismo y ofrece un amplísimo abanico de posibilidades para sorprender al turista y hacer que sienta, desde el primer momento en que pise el destino, el espíritu de las vacaciones.

 

Echa un vistazo también a esto

0
Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *